Satiras

Debatecd.mx Satiras Image

Cuida los árboles y descarga el libro de Satiras en formato electrónico. En debatecd.mx encontrará el libro de Satiras en formato PDF, así como otros buenos libros. ¡Lee Satiras en tu teléfono, tableta o navegador!

DESCRIPCIÓN

Aparte de la tríada formada por Ovidio, Virgilio y Horacio, pocos autores de la literatura latina han ejercido una influencia tan sostenida en las letras europeas a partir del Renacimiento como Juvenal. Contemporáneo y amigo de Marcial -que le dedicó tres amistosos epigramas-, vivió o padeció a lo largo de su extensa vida (ca. 50-128 d.C.) los gobiernos de numerosos emperadores, desde Nerón hasta Adriano.De él se conservan dieciséis poemas (uno de ellos, el último, incompleto) repartidos en cinco libros y conocidos habitualmente con el nombre de Sátiras. Género literario típicamente latino al cual dieron lustre asimismo Horacio y Persio, la sátira es una composición en la que el autor pretende poner de manifiesto y fustigar los vicios, defectos y desatinos tanto de personas individuales como de la colectividad. Así, no es de extrañar que, andando los siglos, quien fuera el más grande de los satíricos romanos tuviera en la España de los últimos Austrias el mejor y más directo de sus descendientes, Francisco de Quevedo. La naturaleza humana cambia en sus adornos y manifestaciones, pero es prácticamente inmutable en su esencia: éste es uno de los axiomas de la sátira y lo que da al género su carácter imperecedero. Por todo ello, Juvenal -su «inteligencia inmisericorde» y su «ardoroso impulso», como apunta en su Introducción Francisco Socas, autor de esta afinada traducción y de las notas que la acompañan- conservahoy toda su vigencia.
DESCARGAR
LEER EN LINEA
INFORMACIÓN

NOMBRE DEL ARCHIVO: Satiras.pdf

TAMAÑO DEL ARCHIVO: 6,86 MB

ISBN: 9788420608105

AUTOR(A): Decio Junio Juvenal

FECHA: 1996

SATIRAS. HORACIO. Clásicos grecolatinos. Quinto Horacio Flaco (65 a. C. - 8 a. C.) es uno de los más relevantes e influyentes autores de la Antigüedad. Estudió en Roma y en Atenas, donde entró en contacto con el epicureísmo.

A los que me ayudaron a componer estos versos. Ballestero que de oro exhibes las flechas, fatigoso contrincante, fiero amigo, sin cabalgaduras el arresto lo echas y se hunde en carne indefensa y sin abrigo. Recursos agolpas en viras estrechas; que el absurdo disparate me es testigo de que tan despreocupado no me acechas, sino incorregible en tu franco castigo.

LIBROS RELACIONADOS

Comentarios A La Ley Catalana 15/2009 De 22 De Julio De Mediacion En El Ambito Del Derecho Privado Y Concordantes.pdf

El Socialisme Del Segle Xxi.pdf

Textos Nº 41: El Quijote Y La Educacion Literaria.pdf

¡Quiquiriqui! (Libro-sonido).pdf

Derecho Civil. Derecho De Las Obligaciones.pdf

La Tierra Baldía.pdf

Para La Historia Del Periodismo.pdf

Arrastrado Por El Mar.pdf

El Silencio.pdf

Garfield I L Esport.pdf

Las Mejores Recetas De Huevos.pdf